lunes, 18 de febrero de 2013

Alteraciones en el hábitat.

geopatia
Las zonas con geopatías son lugares donde la emisión de las radiaciones electromagnéticas que emanan de la tierra o del entorno pueden afectar a la salud física o psíquica de las personas, también afectan a los animales y plantas, aunque no a todas, de los animales se dice que el gato, el murciélago y la serpiente gustan de estas zonas y a la gran parte de los insectos les da vitalidad.

La mayoría de los hormigueros suelen estar situados sobre una geopatía y el primer tramo de la senda que trazan las hormigas suele seguir una línea de las redes Hartman o Curry.

Las abejas en libertad hacen sus colmenas sobre una geopatía y los apicultores que sitúan sus colmenas sobre el cruce de una red telúrica consiguen un notable incremento en la producción de miel de sus colmenas, además de aumentar la población de las mismas con abejas de otras colmenas que llegan hasta allí siguiendo una de sus líneas, esto les da vitalidad y en sus salidas efectúan recorridos más largos, lo cual incrementa la recolección de polen.

Las radiaciones que podemos encontrar en un punto geopático, pertenecen todas al espectro no visible de la luz, rayos cósmicos, rayos gamma, rayos X, rayos infrarrojos, rayos ultravioletas y partículas Alfa y Beta, estas radiaciones crean en su vertical una gran cantidad de iones positivos, que descompensan aún más el equilibrio iónico del aire que respiramos.

Hay que tener en cuenta que estas radiaciones, tanto en cantidad como en composición, varían según el tipo de geopatía y son cantidades muy pequeñas, casi indetectables, pero suficientes como para alterar nuestra salud si permanecemos mucho tiempo sobre ellas nos afectara principalmente al sistema nervioso, endocrino y hormonal.

La célula actúa como un circuito electrónico resonante que se ve afectado por las frecuencias electromagnéticas naturales y artificiales.

Los ambientes con ionización altamente positiva que producen las radiaciones electromagnéticas favorecen la aparición de radicales libres que dañan las células.
También existen lugares donde se registran altos niveles vibracionales que son puntos o zonas de energía espiritual y no son nocivos para la salud, pero tampoco beneficia el pasar sobre ellos un largo tiempo.

La geopatía más grave que podríamos localizar sería la superposición de una vena de agua subterránea, una falla tectónica, junto con un cruce de líneas Hartmann y Curry, quizás un nombre correcto para esta geopatía podría ser “Punto Letal”.

En ciertos lugares existen radiaciones nocivas, hay datos y observaciones que así lo señalan; en un paseo por una zona arbolada, podemos observar que existen árboles diferentes, torcidos, con muchos nudos o incluso enfermos, con una prospección geobiológica del terreno, podremos observar que todos los árboles que muestran alguna alteración están situados sobre una geopatía.

Un fumador empedernido puede contraer un cáncer de pulmón por el deterioro que el humo hará en sus pulmones, pero si duerme en el sitio correcto sin geopatías, sus defensas evitarán en lo posible que sus células se vuelvan cancerígenas y por tanto no desarrollará la enfermedad o tardará más tiempo en hacerlo, si por el contrario duerme sobre una geopatía, el proceso evolutivo de su enfermedad se acelerará.

El dormir sobre una geopatía hace que nuestro sistema inmunitario se debilite y seamos propensos a enfermar más rápidamente. Todos tenemos al nacer una alta sensibilidad radiestésica, la perdemos en los primeros meses o años de vida, ¿a alguien le resulta familiar encontrarse a su bebé encogido en su cuna o durmiendo cabeza abajo? es muy probable que esté sobre una geopatía y huya de ella, al final se acabara acostumbrado y dormirá sobre ella sin alterarse, igual que los mayores.

Si usted ha sido una persona sana y unos años después de cambiar de domicilio está siempre con problemas de salud, piense que probablemente esté sobre una geopatía y que según la importancia de la misma tardará más o menos tiempo en afectar a su organismo, pudiéndole hacer contraer una enfermedad grave en un periodo de entre 6 y 7 años como máximo, si bien hay que tener en cuenta que también intervienen otros factores, genéticos, víricos, contaminantes, intoxicantes, traumáticos, que contribuyen al hecho de que a todas las personas una misma geopatía no afecte de igual manera.

Existe la teoría por los estudios efectuados, que una geopatía importante tiene que ver directa o indirectamente con al menos el 80% de los casos de cáncer que son detectados.

Construimos túneles en las montañas, desviamos cauces de ríos y rieras, realizamos infinidad de vertidos tóxicos, desforestamos bosques, construimos en torrenteras o antiguos cauces de ríos, destruimos la capa de ozono, simplemente debemos ser respetuosos con la naturaleza y no intentar adueñarnos de todo, hay lugares que no han sido creados para nuestro uso y el saltarnos todas las normas bioclimática o geobiológicas puede costarnos la salud y a veces la vida.

También debemos tener en cuenta que en el interior de nuestras viviendas o edificios a pesar de poder estar en una “zona buena” o neutralizada, podemos disponer de elementos que nos estén aportando radiaciones u ondas nocivas, un ejemplo de las mismas puede ser:

- Radios, aparatos de TV, electrodomésticos, microondas, etc. (Ondas Nocivas por radiaciones electrónicas no ionizantes)
- Despertadores fosforescentes, radio despertadores, aparatos con cristal líquido (emiten peligrosas radiaciones ionizantes)
- Tomas de corriente abiertas (que no se estén usando) pues irradian el componente nocivo de la red alterna de 50 Hz.
- Calderas, colectores, coches en el garaje (sobre todo si están en la vertical de la cama), cajas fuertes (masas metálicas que deforman el campo magnético terrestre irradiando su potencia “metálica” al ambiente que les rodea)
- Cavidades cerradas de todo tipo como chimeneas taponadas en ambos extremos, colchones de aire nunca desinflados, sótanos herméticamente cerrados sin airear (el aire encerrado se ioniza e irradia maléficamente)
- Muebles con ángulos vivos (sin redondear) tanto si son metálicos como de madera. (emisiones de formas muy nocivas, comprobado en Feng Shui y radiestesia)
- Moquetas, alfombras, linóleos, revestimientos de suelos y cualquier objeto con elementos textiles no naturales (perturban el campo electrostático, pueden desprender gases y generan iones positivos, por lo tanto nefastos)
- Puertas claveteadas, rejas, estructuras metálicas diversas no conectadas a una toma de tierra(emisores de formas, además de la radiación propia del metal)
- Espejos (remeten las radiaciones recibidas cambiando su polaridad: lo bueno se convierte en malo). Reflejan y aumentan las emisiones telúricas (red Hartmann y Curry)
- Álbumes de fotos colocados en cualquier lugar (pueden estar sobre un cruce, contaminando así a todos cuantos están en las fotos).
- Adornos, estatuas, cuadros, imágenes, grabados, máscaras, dibujos hechos por psicópatas (causas: formas, colores, materiales y posible psiquis negativa del autor)

No debemos sentirnos abrumados por esta lista. Tan sólo sirve para corregir nuestro hábitat de acuerdo con lo que vamos aprendiendo y en especial cuando buscamos o construimos una nueva vivienda. Recordar que el lugar más importante a prestar atención es nuestro dormitorio y también nuestro lugar de trabajo, ya que en ambos estamos muchas horas.

Si nos encontramos dentro de alguno de estos casos, no nos debemos preocupar puesto que mediante los tratamientos de armonización y equilibro efectuados con la radiestesia o teleradiestesia lo podemos solucionar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada