viernes, 28 de agosto de 2015

Fase III: Restauración Ermita Nuestra Señora del Buen Suceso de Gelsa (Zaragoza), 2015.

Han pasado varios años desde que manteníamos nuestras primeras conversaciones con el Ayuntamiento de Gelsa y hoy, felizmente, podemos dar por terminada nuestra actuación dentro de los trabajos de la  Fase III de Restauración de la Ermita de Nuestra Señora del Buen Suceso.


Desde el principio se hablaba de recuperar cierta imagen de la Ermita primitiva que se había ido perdiendo en el transcurso de las diversas actuaciones a lo largo de su historia. La imagen más recurrente para todos era la anterior a las actuaciones de los años 50-60, en la que se construyo la torre y se modificó significativamente la imagen de la fachada principal.



Otra de las premisas de la intervención que nos solicitaban desde el Ayuntamiento, era el rebajar la altura de los cuerpos anexos al coro, por su pésimo estado de conservación y para de alguna manera disminuir las cargas de esos dos cuerpos en los que ya se había tenido que intervenir con anterioridad con la construcción de contrafuertes exteriores que paralizaran su asentamiento, el cual comprobamos que seguía avanzando.


Entonces nos encontrábamos con una tarea difícil que nos ha acompañado casi hasta el final de la intervención………..conseguir una imagen de la fachada principal que nos convenciera a todos y que no perdiera parte de la esencia de la Ermita primitiva.



Y con todo y con esto, queríamos hacer una intervención lo más respetuosa posible con el edificio en general y su materialidad en particular. Eliminar al máximo el uso de cementos y de otros materiales que rigidizaran las fábricas y nos eliminaran su transpirabilidad.

Por todo ello, desde el primer día hablamos del uso de la cal de manera generalizada en toda la obra, y también del uso de pinturas de poro abierto que nos permitieran que el edificio respirase.


Utilizamos una cal Hidráulica en sus dos versiones NHL 5 para consolidar y levantar paredes de fábrica y NHL 3,5 para trabajos de revoco. Incluso llegamos a utilizar la misma cal para el pintado de ciertas zonas del pórtico de acceso.

Estamos contentísimas con los trabajos de pintura, concretamente en el interior de la Ermita. Desde el principio los pintores nos propusieron una paleta de colores tan exquisita que no hubo nada que objetar y los resultados hablan por si mismos…..

 

Una gran sorpresa que tuvimos en el transcurso de la obra fue descubrir la fábrica de piedra y los arcos de ladrillo del pórtico de acceso. Cambiamos los planes de todo el mundo y pese a que muchos opinaban que esa fábrica no estuvo hecha para ser vista, decidimos darle la oportunidad de salir a la luz y nos mostrara su honesta belleza .



Detalle a detalle, hemos ido construyendo una nueva realidad para nuestra Ermita, y digo nuestra porque ya está en nuestros corazones, pero nuestro trabajo ha terminado y ya es hora de dejarla ir……



.......... y que siga su eterna evolución, siempre cambiante. Anicca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada